La Costa quiere ser el primer municipio bonaerense que impulse la economía social, popular y solidaria

Por Marco Mazzino

La Economía Social Popular y Solidaria, abarca un conjunto de actividades orientadas a la producción de bienes y servicios, a su distribución, circulación, y consumo de modo asociativo o comunitario, realizadas por personas y/o entidades que están organizadas de modo económicamente equitativo, que operan regidas por los principios de participación democrática en la toma de decisiones, autonomía en la gestión, la primacía del ser humano y del fin social sobre el capital, y como productora y sostén para la soberanía alimentaria y la humanización de las relaciones sociales.

Este es el primer artículo del anteproyecto de ordenanza que fue presentada en diciembre pasado por el Concejal Justicialista Marcelo Pavka en “Sistema de Promoción y Desarrollo de la Economía Social, Popular y Solidaria (ESPYS)” El nuevo instrumento será discutido este año en las sesiones ordinarios del HCD de La Costa. Debe decirse que el nuevo intendente Cristian Cardozo creó un área de Economía Social donde designó a Celeste Ramírez la referente del Movimiento Evita de La Costa.

Mucho se viene hablando en todos los niveles de gobierno de la necesidad de articular políticas que se orienten a crear instrumentos de organización popular, poder popular y una salida laboral digna.

En este sentido el actual Ministro de Desarrollo Social de la Nación, Lic. Daniel Arroyo planteó ya en campaña la urgencia de crear estas y otra herramientas que acerquen el productor a los consumidores, con la clara intención de acortar la cadena de valor y a la vez mejorar la rentabilidad de los pequeños productores y el acceso de los consumidores a productos baratos y de buena calidad.

Artículo 7: Crease, la “Mesa Intersectorial de la Economía Social Popular y Solidaria” de carácter mixto, integrada por representantes del Gobierno Local, organizaciones del sector, cámaras empresariales, y entidades de bien público, que compartan y ejecuten, sus valores y principios, con el fin de planificar y diseñar, políticas locales destinadas al sector.

No puede desconocerse aquí que para que esto se pueda realizar el rol central que debe jugar el Estado como regulador, controlador y agente de fomento a través de impulsos tributarios, crédito a tasas subsidiadas y un esquema de control tanto de los sectores concentrados de la economía, como de las organizaciones cooperativas, movimientos sociales y sectores de la economía popular que reciban del Estado recursos.

Marcelo Pavka es además de concejal del Partido de La Costa, docente e investigador en todo lo referido al desarrollo de estas herramientas de gestión comunitario y del tejido social. «A mi me gusta poner de ejemplo del Hotel Bauen, porque tuvieron un pelea que sobretodo en los últimos 4 años los obligó, no solo a defender las fuentes de trabajo en todos los frentes, sino además a capacitarse en cada una de la funciones que necesitan tener para llevar adelante la administración de una empresa que compite a nivel nacional e internacional». «Fijate, continúa Pavka, que aquí en Argentina se asume que este tipo de organización comunitaria está asociado a la «economía del pobre», y tanto el caso del Bauen como por ejemplo aquí en el Partido de La Costa, la cooperativa Cervecera Wara, son claros ejemplos del alto nivel de organización que lograron para poder funcionar y competir de igual a igual con las empresas tradicionales».

Recordemos que en el caso de Wara, se constituyeron maestros cerveceros locales, todos jóvenes de clase media y media alta de La Costa, que se juntaron para cocinar, pero mantuvieron sus especialidades y sus marcas. Juntos el año pasado lograron premios internacionales por la alta calidad de las cervezas que producen.

La Economía social es anterior a la economía capitalista

La pregunta central que sobrevuela siempre que se habla de economía popular, de cooperativismo y de actores sociales diversos, es saber si realmente se puede lograr en el mediano y largo plazo que estos modelos adquieran la escala necesaria tanto en el volumen de sus producciones, como en la estructuras de comercialización necesarias para que los productores y los consumidores se encuentren naturalmente en un proceso virtuoso que les mejore a todos su calidad de vida.

Objetivos como bajar los costos de producción, mejorar el ingreso salarial y controlar la inflación, parecen todas metas lejanas teniendo en cuenta que hace mas de tres lustros argentina no puede disminuir sus precios internos relativos. El resultado: los alimentos y los productos de primera necesidad son caros y los consumidores cada vez compran menos y de menor calidad, y la economía está cada vez mas concentrada en poca manos.

«Primero quiero decir, advierte Pavka, que la economía social es anterior a la capitalista. Cuando no había moneda la gente cambiaba productos por productos. Para la economía social el trabajador no es un insumo mas del que se pueda prescindir. Está en el centro del proceso, mira el medio ambiente, lo importante no es la renta sino el reconocimiento por el trabajo asociativo realizado.

El Estado tiene que estar para garantizar este equilibrio señala el hombre de Mar de Ajó. Tanto Alberto Fernández, como Axel Kicillof vienen planteando la necesidad de fortalecer este sector, además desde 2001 para aquí la aparición de un nuevo actor de la economía popular, la gente organizada gremialmente, como la Cetep, barrios de píe, ect. que sin perder de vista sus objetivos iniciales, salieron a pelearle al estado soluciones concretas.

Son sectores que si el Estado en sus tres niveles y con decisión política logra articular con legislación como por ejemplo lo que se está intentando aquí en La Costa, ofrecen una posibilidad de desarrollo muy prometedora. «Estos son procesos largos y tiene que haber un Estado presente en todos los frentes. En La Costa, a partir de los 10 puntos básicos que presentamos buscamos elaborar un conjunto de normas para regular la actividad. Nosotros aquí armamos tres foros, uno en cada zona del distrito, con el aporte de distintos sectores. Armamos el proyecto , lo discutimos entre todos y esto dio como resultado el anteproyecto. Durante 2019 desde el ámbito académico con los alumnos de la carrera de Economía social investigamos y nos dimos cuenta que en general los municipios no tienen legislación».

«Es muy importante el paso que dimos en la Costa. El intendente Cristian Cardozo tomó la decisión de crear un área de economía social,, entonces ahora con Martín Poustis que es concejal y viene del Movimiento Evita y Celeste Ramírez que está a cargo del Área municipal, tenemos la tarea de retomar para darle forma al primer r´régimen que tendrá la Provincia de Buenos Aires en Economía solidaria que surja desde un municipio.

Paso a paso

«Hay mucha gente dice Pavka, que «está en esta actividad en forma individual y lo que falta hacer, es convocarlos a juntarse, pero para esto hay que trabajar mucho en las formas asociativas. El Estado en La Costa ya dio el primer paso creando el área y poniendo en discusión una ordenanza que regule. Pero también debemos potenciar a todos aquellos que pueden asociarse mas allá de las formas jurídicas. Hay que respetar la forma de cada grupo. Es es un poco mas lento que en la economía tradicional. Esto es todo autogestionado. Producción, venta y consumo, y manteniendo los valores que postula esta forma de juntarse para producir. El hombre en el centro, el cuidado del medio ambiente y la solidaridad«.

«Te vuelvo a repetir dice Pavka, todos estos son procesos largos, pero se pueden ir dando avances. Que pasaría si por ejemplo en La Costa lográramos producir con todo los que están haciendo textiles todo la ropa blanca que demandan los hoteles y que se compra en Capital en general. Por eso te dije que son procesos que es un poco más lento que en la economía tradicional. También es una cuestión de incentivos al compre local, es decir le tiene que cerrar a todos los sectores, tanto a los que producen a partir de estas nuevas formas de la economía social y popular, con estos valores de los que hablamos, como a quienes consumen, en este ejemplo el empresario hotelero. Hay que garantizar volumen, calidad, precio, ect».