El nivel de depreciación es tal que sólo sirve un esfuerzo mancomunado

Por Marco Mazzino

“Vengo a ratificar con mi presencia y mis palabras el compromiso de cambiar el rumbo que nuestro país venía transitando”.

Un discurso de apertura de Sesiones que tuvo como supuesto ontológico la construcción de una ética de la solidaridad. En ese sentido, explicó que “el preámbulo” de su nuevo “contrato de ciudadanía social consiste en detener la caída de argentinos en la pobreza”, en “tranquilizar la economía para recuperar el trabajo y recomponer los ingresos de quienes menos tienen”

Para esto Alberto convocó a todos y a todas a militar la recuperación de la Patria desde el lugar que cada uno ocupa en la sociedad. Pero recordó que “algunos piden más ajuste. Más ajuste lleva a más recesión, a menos oportunidades, a más pobreza, desigualdad y más exclusión. No vamos a pagar la deuda a costa del hambre y la destrucción de los sueños de los argentinos y las argentinas”, sentenció.

En este sentido debemos decir que esta definición tiene lugar en un escenario de cierta conflictividad con los factores de poder mas concentrados de la economía a los que no funciona ni funcionó nunca hablarles con el corazón. En los primeros 80 días de gobierno del Frente de Todos estos factores que monopolizan los bienes y servicios que consumen los argentinos, no han hecho otra cosa que mantener el espiral especulativo sobre los precios de la economía. Parecieran no alcanzar las medidas tomadas para frenar el aumento de las tarifas, los combustibles, la baja de las tasas de interés que mejoran la gestión de crédito de las empresas y disminuyen el precio del dinero.

La deuda eterna

También habló del “daño inmenso que deberán sufrir varias generaciones de argentinos” por la deuda externa contraída y reiteró una consigna que también había enarbolado durante su discurso de asunción: “Nunca más a un endeudamiento insostenible, nunca más a decisiones que se toman con ínfulas tecnocráticas de la noche a la mañana y de espaldas al pueblo, nunca más a la puerta giratoria de dólares que ingresan por el endeudamiento y se fugan dejando tierra arrasada a su paso”.

Por su parte el presidente se refirió a las negociaciones que el gobierno viene manteniendo con el Fondo Monetario Internacional, «venimos trabajando en forma constructiva. Han reconocido lo profundamente grave que es la situación económica. Hay un creciente entendimiento mutuo en una crisis en la cual todas las responsabilidades son compartidas por el gobierno que presido, por los bonistas y por el mismo Fondo.” 

Fernández evitó durante su discurso hacer referencia directa a la herencia que recibió del saliente presidente Mauricio Macri. Pero quedó claro para todos que sin encabezar una cruzada político – judicial, sabe que los instrumentos legislativos que piensa enviar al Congreso constituirán una suerte de caballo de troya para asestar un duro golpe a una maquinaria perversa que desde hace por lo menos 10 años dictamina los procesos económicos, políticos, mediáticos y judiciales que en conjunto constituyen una verdadera cultura que sistematizó una matriz que ya no soporta argumentos para su defensa. Mas allá de la naturalización que por impotencia hace la sociedad y la retroalimentación que por intereses realizan las propias corporaciones.

Aborto, hambre y desarrollo

La revolución de las hijas y su onda expansiva en la política argentina es un dato que no se le escapó al Frente de Todos. Cristina durante sus dos mandatos puso especial acento en aquellas líneas políticas institucionales que fueron madurando al compás de los movimientos sociales surgidos entre las mujeres y los colectivos LGTV, que lograron fuertes avances incorporando derechos y planteando objetivos que hoy entre otros se plasman en el gobierno de Alberto Fernández como lógica consecuencia de una construcción que en la oposición contra el macrismo, alineo a la política con las necesidades de las minorías intensas.

Por eso el ejecutivo nacional en los próximos 10 días presentará un proyecto sobre la despenalización del aborto. «Es un tema que llevamos mucho tiempo debatiéndolo entre nosotros y que tiene profundas implicancias personales. La situación de las mujeres gestantes en Argentina presenta aspectos diversos, distintos son los desafíos que enfrenta la mujer que desea tener a su hijo y aquellas que deciden interrumpir su embarazo».

En este sentido Alberto es claro y contundente «Un Estado que cuida debe acompañar a todas las mujeres para aquellos procesos que se desarrollan accediendo plenamente al sistema de salud. La legislación vigente en materia de aborto no es efectiva. Desde 1921 la Argentina penaliza la interrupción voluntaria del embarazo en la mayoría de las situaciones. Está visto que son muchas las mujeres que no se sienten conminadas por la pena prevista para el aborto y que recurren a él para interrumpir sus embarazos. La existencia de la amenaza penal no sólo ha sido ineficiente demostrando que el devenir social transcurre más allá de la misma norma, también ha condenado a muchas mujeres, generalmente de escasos recursos, a recurrir a prácticas abortivas en la más absoluta clandestinidad poniendo en riesgo su salud y a veces su vida misma». «El aborto sucede, es un hecho. Un estado presente debe proteger a los ciudadanos en general y obviamente a las mujeres en particular

Comer no puede ser un privilegio dijo Alberto:«El plan Argentina contra el hambre es también una herramienta para motorizar la economía de abajo hacia arriba una cadena virtuosa que acerqué a productores y consumidores», explicó, al agregar que la inserción de la tarjeta implica una «inyección de más de 70 mil millones de pesos anuales».

Pero para terminar con el hambre el presidente marcó una diferencia central con los últimos cuatro años. La implementación de “un conjunto de acciones colectivas para el período 2020-2021” relacionados a la recuperación de la capacidad productiva del país. En ese marco, aseguró que su gestión inició “una renovada batalla nacional por el gas y el petróleo”, al anunciar que enviará un proyecto de ley “para el desarrollo del sector hidrocarburífero y minero, que promueva y estimule la inversión nacional e internacional en el sector y facilite el desarrollo de la cadena de valor Industrial tecnológico y de servicios” con el objetivo de “crear cientos de miles de empleos directos”.

Los hidrocarburos serán la palanca para el desarrollo productivo de nuestro país”, precisó,

Un juramento

Alberto casi como una oración, como un mantra político describe la naturaleza del sitio en el que estamos parados. Mejor dicho el barro en el que nos dejó el macrismo. “Soportamos un nivel récord de inflación del 53,8% durante el año 2019. Debemos enfrentar una deuda pública récord en monto y concentración temporal de vencimientos. Sólo en el 2020 los vencimientos de capital representan el equivalente a 48.968 millones de dólares. A ello deberíamos adicionarle 14.838 millones de dólares en concepto de intereses de esa deuda. La desocupación trepó 9,7 por ciento destruyendo más de 240.000 empleos privados entre 2015 y 2019. La industria instalada registra un nivel de capacidad ociosa que roza el 40%, llevamos 19 meses consecutivos de caída de la actividad Industrial nuestro país. Hace dos años que está sumido en una recesión profunda”.

También señaló que el “estado nacional registró una deuda en materia de obras públicas de más de 35000 billones de pesos, el 60% de las obras iniciadas se encuentran paralizadas, los aumentos tarifarios de los servicios públicos en los cuatro años que precedieron a nuestra llegada registraron incrementos excesivos: el servicio de gas 2000 por ciento y el de electricidad cerca del 3000 por ciento”.

En cuanto a la función reguladora del Estado durante los cuatro años de gobierno de Macri, señaló que “encontramos un estado debilitado donde casi desaparecieron los instrumentos de regulación, ha habido problemas recurrentes con el mantenimiento de la infraestructura y el patrimonio, se lastimó la relación con los trabajadores del Estado, postergados por la llegada gerentes que fueron recompensados con sueldos que el resto de los empleados no recibieron”.

Agregó: “El nivel de depreciación Argentina es tal que sólo un esfuerzo mancomunado, honestidad intelectual y fraternidad comunitaria será capaz de encaminar nuevamente a nuestra Patria a un desarrollo inclusivo y sostenible. Lo afirmo con humildad y también con profunda convicción. Lo dije al jurar como presidente de la Argentina.

No faltaron las referencias a temas como derechos humanos, la reforma de la justicia y la recuperación del Estado y su capacidad transformadora.

Fue un discurso bien hilvanado, como es Alberto, con método y un mapa bastante claro para seguirlo en el camino. Como siempre la clave estará en la capacidad que tenga el presidente en la conducción estratégica y en la aceitada organicidad que muestre en el día a día su equipo de gobierno. Algunos tendrán que enterarse rápidamente que la campaña ya terminó y no hay mas lugar para comentaristas. De eso ya tuvimos bastante. El relato ahora requiere un guión verídico y que todos nos animemos a cumplir.



2 comentarios en «El nivel de depreciación es tal que sólo sirve un esfuerzo mancomunado»

  • el 12 de marzo de 2020 a las 03:33
    Enlace permanente

    Lo del esfuerzo mancomunado tiene su razon de ser en la obviedad puesta en marcha por el filosofo quien , a su vez , la tomo prestada de otro lugar :

    la INDEPENDENCIA de la Pobreza.

    La moralina pseudo científica llevada a cabo por el filosofo de los boulevares empalma con ESFUERZO MANCOMUNADO.

    Ambas actuan como fetiches. Razon por la cual nada dicen , excepto jugarla de talentudos . Esta Miseria de la filosofia ( karl marx)
    deja de lado lo ocurrido antes , durante y despues del » discurso»
    del hiper presidente .

    En medio de eso, los gestos de cristina; dicen todo ; como tambien dijo todo la posicion que asumió doña cristina frente al aborto algunos años atras .

    Tanto don Fernandez como doña Cristina no pueden disimular su » historia con la derecha y la ultra derecha peroncha ,encolumnada detras de personajes como los sindicalistas clavados en los sillones de la CGT.

    Incluidos los Moyano .
    Cuando una persona con algo de cerebro lee el analisis sobre el » discurso» de Fernandez solo puede experimentar una tremenda sensacion de asco ,ademas de adherir a una expresion del pintor Jean Michell Basquiat » is all the same fucking shit »

    tomo

  • el 12 de marzo de 2020 a las 14:13
    Enlace permanente

    » Mantra político»?
    en la casa del filosofo encontraron una niña (hija del laburante de Luz y Fuerza ) Como resultado de la niña bendecida por el ¿cielo?
    el filosofo de luz y fuerza sumergió su aceitada verdad hasta transformarla en una charada.

    Esto mientras uno de sus compañeros de ruta conseguía mojar sus pies en el Mantra politico ¿…? del «benemerito» Alberto (Jesús lavando los pies de un jubilado en situacion de calle)

    «Mantra político»

Los comentarios están cerrados.