Después de Cancha Rayada

Por Federico Figueroa, año gemelo                                                                 

Después de Cancha Rayada.

“Con eso deslegitiman todo el esfuerzo que venimos haciendo…!”, son mas o menos las palabras que pudo haber dicho el presidente después de ver el gentío desmesurado en las puertas de los bancos que, al parecer, nadie previo. Fueron colas infinitas, sin orden, sin barbijos, sin ninguna medida de precaución, sin atención sanitaria, una situación que se repitió en todos los bancos de la nación. ¿Que sucedió?¿Es que nadie lo pensó? ¿Acaso no se tuvieron en cuenta la situación en la que nos encontramos con la pandemia? ¿ Primo mas la necesidad económica que la vida? ¿Por que fuimos tan imprudentes? Podríamos hacer un rosario de preguntas acaso retóricas, acoso científicas, acaso hijas de putas o simplemente desesperadas, pero  igual no  habrá hoy  respuesta que agote la bronca, la angustia de días de aislamiento que siento y muchos comparten.

Como consuelo, si es que lo es,  la respuesta a esta estupidez colectiva que involucra a varios actores, la vamos a saber en unas  semanas. Entonces, tendremos la certeza si Satán anduvo por los bancos esos días o si Jesús paso por los Hospitales, hasta eso: hagamos lo que debemos, cuidarnos en casa.

Las imágenes que contempló no solo debieron ser perturbadoras, sino un  mazazo en su cabeza, después de tanto esfuerzo días con día. Eran  cientos de viejecitas y viejecitos mezclados  sin protección sanitaria esperando poder cobrar unos pesos para cambiar su  miseria acumulada por la satisfacción de tener un plato de comida en su mesa o de pagar un remedio. La necesidad fue superior, fue determinante para asumir tal riesgo, lo que demuestra que no se puede dejar a la moral social, la moral individualista, que ordene el mundo sino que esa es tarea del Estado de derecho, indelegable. Y todo esto sucedió, cual gigantesco absurdo,  grotesco,  después de los festejos virtuales de su cumpleaños, una caricias que necesitaba su atribulada alma, y el recordatorio de los muertos por Malvinas…  mientras cavila en silencio,  cree comprender que algunos no han comprendido que nos encontramos en estado de guerra. Los argentinos no sabemos lo que es vivir una guerra. No lo sabemos. La guerra del Atlantico sur, de Malvinas, la vimos por la televisión.  Primero con algarabías y después con indiferencia después de la derrota. Solo los que la vivieron saben lo que es una bomba estallando en tu casa, ver escombros y cuerpos mutilados, o lo que siente no tener agua, alimentos, ni dinero… no, no señor nosotros no lo hemos vivido una guerra. Ahora cuando estamos en guerra,  contra un enemigo formidable que usa nuestros propios cuerpos como bombas, y  donde no hay lugar seguro, ni país neutral para refugiarse, solo nos queda nuestro hogar, nuestros afectos y nada más.

Las esperanzas que cada día renovamos, es  conciencia que esto es para largo, y se necesita a los mejores y como  en toda guerra hay persona que nos están a la altura de las circunstancias de estos  hechos excepcionales como es la de una pandemia, como le sucedería a la mayoría de nosotros.

La batalla que hasta antes de ayer  habíamos ganado, no era el final de guerra, tan solo fue tomar posición en la meseta, y esperar al enemigo sigue vivo, y no retrocede.  Los hechos de ayer demostraron que algunos generales no solo se equivocaron mal, muy mal, sino que no han comprendido nada.  Y sí, asuman de una vez, esto  es la guerra, y la guerra es cruel, muy cruel y no da tregua a nadie. Lo  de ayer fue una gran estupidez y más que nunca no podemos rendirnos. ¿Saben por que?  Porque ustedes, sus hijas e hijos, sus padres, sus afectos estan vivos, estamos vivos y nos necesitan… y el comandante en jefe, también sabe que hubo generales que se equivocaron, y echarle la culpa a la cultura, al comportamiento social por la necesidad es un pensamiento mezquino que no asume sus propias responsabilidades. O caso no sabían como se comportan los ciudadanos… o alguien no sabe porque no hay hinchas de dos equipos rivales en las canchas, eh?

La  guerra no ha terminado, acaba de empezar, y cuando finalice, solo alli volverá la primavera. Pero por ahora debemos esforzarnos por ser mejores, y si alguna o alguno no se siente en condiciones de dirigir su tropa o asumir responsabilidades, regrese a la trinchera de su hogar y cuide a su familia, que nadie lo va a juzgar. Pero sepan  que en esta guerra la única baja que no podemos ni vamos a tolerar los argentinos es la irresponsabilidad y la mentira. Nos jugamos mucho. todos hacemos inmensos esfuerzos mentales, corporales y morales  para no enloquecer y cada día junto a millones de seres humanos de toda la tierra imploramos  el milagro: la cura… queremos volver a casa, abrazar a nuestros afectos, llorar como boludos embriagados en felicidad y vino…

No lo dude lector: hemos aprendido, y para cuando esta mierda termine vamos a ser mejores personas, no todos. Pero la gran mayoría ya tomo la decisión de cambiar el modelo de vida y quiere un mundo más solidarios, más equitativo, menos violento con la naturaleza y que acepte que el otro es el mismo.

 Señor presidente, después de Cancha Rayada, llego la independencia… nadie es la Patria, como decía Borges, sino cada uno de las y los argentinos que estamos acá y no vamos a retroceder, ni ud…

   

 

                                                                              

2 comentarios en «Después de Cancha Rayada»

  • el 6 de abril de 2020 a las 12:51
    Enlace permanente

    NADIE PREVEIA QUE IBA A HABER TANTOS JUBILADOS

    TOUCHE

  • el 6 de abril de 2020 a las 19:01
    Enlace permanente

    Basicamente lo de «cancha rayada» es otro de tus bluff

    Durante toda tu vida, jamas tuviste un fusil o una 11,25 en tus manos. Nunca. Por eso tu pseudo relato sobre «cancha rayada» es potencialmente estupido, ademas de patetico.
    Me recuerda al escrito sobre Lennon.

    Nada dice acerca de Lennon el escrito sobre Lennon porque es insipido como lo son tus escritos.

    » te haces copar , como engañas, sos de mentira ya no servis» (Moris / Paco trabaja en una carnicería)

Los comentarios están cerrados.